¿Cuál es el factor de protección solar que más te conviene?

El factor de protección solar depende de tu edad, de tu tipo de piel, etc. Aunque muchas veces es más importante extender y aplicar la crema bien que echar un factor u otro.

 

El sol sienta bien

Para la mayoría de las personas apenas hay algo más hermoso que disfrutar al aire libre de unos rayos de sol, especialmente en primavera. Muchas de nuestras actividades y especialmente las vacaciones mejoran aún más si el cielo está azul y brilla el sol.

El sol no solo mejora nuestro bienestar en general, también regula nuestro reloj interno, el sistema inmunológico y hormonal. El sol también es responsable de la producción de vitamina D3, tan importante para la salud ósea y no menos importante, de un atractivo bronceado.

Pero el sol, claro está, también tiene su lado sombrío. Sin la protección adecuada la piel expuesta al sol va perdiendo su hidratación y elasticidad y se produce el envejecimiento prematuro de la piel que se va haciendo visible a través de arrugas, manchas y otros síntomas.

Es imprescindible evitar rojeces debidas a demasiada o prolongada exposición al sol. Evitar cualquier grado de quemadura preservara del riesgo de daños prolongados, especialmente en el caso de gente joven, ya que la piel tiene memoria y no “olvida” el recuerdo que almacenas las células dérmicas.

Especialmente los rayos UVB, los que nos dan el color, pueden dañar peligrosamente la piel. Según estudios científicos  el UVB es participe en más del 80% en el desarrollo de cáncer.

Se detectó que en piel humana estos daños ya se generan incluso antes de producirse el enrojecimiento por sol y por eso deben evitarse absolutamente incluso las quemaduras leves.

 

Recomendaciones:

Estamos expuestos a la radiación solar, no solo durante las vacaciones, sino también en el día a día, como por ejemplo en los trabajos al aire libre, paseos en bici o en el tiempo libre sentados al sol. Así es que deberíamos protegernos de daños causados por los rayos UVB de la siguiente manera:

– Con ropa y prendas adecuadas, como lo son prendas de mandas largas, ropa amplia, sombreros o gorras y si fuera posible estas con protector de nuca. Nunca olvidar las gafas de sol.

– Actuando con precaución: Entre las 11 y las 15hs la intensidad de la radiación es más fuerte  y deberíamos permanecer en lo posible a la sombra o dentro de casa. Ten en cuenta que los arboles no ofrecen suficiente protección, en caso de estar al aire libre, aunque a la sombra, también utiliza protector solar.

– Protector solar: Ten en cuenta un factor de protección solar suficientemente alto. No obstante en la elección del factor de protección solar deberías tener en cuenta la edad, las condiciones de la piel , como por ejemplo si es una piel blanca o morena , con manchas o pecas o sin ellas , etc. Además tienes que saber que es muy importante aplicar la protección solar en todo el cuerpo sin olvidarte las orejas, nuca, manos y pies, ya que es casi igual de importante el aplicar el producto protector a conciencia sobre toda piel expuesta a los rayos solares como usar el factor correcto. Siempre recuerda a volver a echar crema para renovar la protección pasado un tiempo y de volver a aplicar crema especialmente a los niños , sobre todo en cuanto salen del agua.

Después de tener en cuenta estas recomendaciones tu y tu familia  ya estaréis preparada para disfrutar el merecido rato al sol.

¿Cuál es el factor de protección solar que más te conviene?